¿Qué significa Stonewall 50 años después?

Por Ovejas Negras

La activista Marsha Johnson, ícono de Stonewall, retratada un año después.
Crédito de la fotografía: DIANA DAVIES, THE NEW YORK PUBLIC LIBRARY

En la década de 1960, las redadas policiales en bares en los que se encontraban gay, lesbianas y personas trans eran habituales en Estados Unidos. 
El 28 de junio de 1969, durante la madrugada, la policía entró al pub neoyorquino Stonewall Inn, popular entre la comunidad LGBT de la ciudad, y se encontró con que cientos de personas que se encontraban dentro del local y fuera de él decidieron rechazar activamente la acción de la policía y hacerle frente. 
Comenzaron disturbios y manifestaciones que continuaron durante varios días en la ciudad y que se convirtieron en un ícono de la lucha por los derechos de la comunidad LGBT, tanto que un año después, el 28 de junio de 1970, se celebraría la primera marcha del orgullo gay.
¿Qué significa hoy para nosotras y nosotros Stonewall? 
Stonewall es el símbolo de una época en la que la gente se cansó de la vigilancia moral que el Estado quiso imponer continuando la tradición de la Iglesia Católica Apostólica Romana, que se cansó de un Estado que poco tenía de democrático cuando se trataba de la vida individual de las personas, de sus casas, de sus hijas e hijos, sus formas de amarse, de vincularse y de construir amor. 
En Stonewell, este Estado que durante varios siglos se había acostumbrado a imponer su voluntad sobre los deseos y las vidas de las personas a punta de pistola, de chantaje, de cárcel, de tortura, de psiquiátricos, comenzó a ser enfrentado.
Y no fue solo en Stonewall, sino en muchas partes del mundo y sobretodo en los países donde las movilizaciones sociales de izquierda se habían vuelto significativas. 
En esa época, comenzó a desarrollarse una resistencia feroz que sin lugar a dudas fundó una revolución. Se trata de una revolución para la cual todavía falta mucho por hacer, pero que de manera innegable ha logrado que avancemos y que retroceda el afán controlador y paternalista del Estado, o por lo menos su potencia, a lugares insospechados para quienes lo iniciaron. 
De aquella época de “no puedo morir por amar” y “no puedo padecer tortura y encierro o chantaje por amar, por ser quien soy, por mostrarme como soy, por habitar mi cuerpo” pasamos hoy a otro lugar muy diferente, por lo menos en la mayor parte del mundo occidental, y es por ahí por donde hay que seguir caminando esta revolución.
Por eso, siempre que venga la preocupación de cambiar el chip y pensar que al Estado podemos darle bastante poder y con eso nos cuidará porque nos quiere, hay que acordarse que así empezó la revuelta. 
El Estado no debe incidir sobre cómo amar, a quiénes amar. El Estado debe velar para que todas y todos, cada una y cada uno en su individualidad pueda habitar su cuerpo de forma cómoda, libre y segura. De definir el amor nos encargamos cada una y cada uno.

Presentación del mapeo colectivo de organizaciones sociales

Invitamos a las y los integrantes de organizaciones de la sociedad civil de Canelones, autoridades y público en general a participar de la presentación de los resultados del mapeo colectivo de organizaciones sociales realizado en el marco del proyecto Horizonte de Libertades. 
Uno de los ejes de trabajo Horizonte de Libertades es la conformación de una Red Multiactoral, un espacio de articulación entre la Universidad, el Estado y la Sociedad Civil para la incidencia, elaboración y monitoreo de las políticas públicas dirigidas a las poblaciones con las que trabaja el proyecto, que son adolescentes y jóvenes privados/as de libertad, LGBTI, conviviendo con VIH y afrodescendientes.
En el marco de la red se llevó adelante esta investigación académica, que busca conocer las fortalezas y debilidades que tienen las diferentes organizaciones y colectivos que trabajan con los grupos destinatarios del proyecto al momento de construir estrategias territoriales, promover alianzas y articular con los actores de la política pública.
La investigación fue realizada por  Germán Bidegain, Martín Freigedo y Carla Méndez y revela la información de los departamentos donde trabaja nuestro proyecto: Montevideo, Canelones, Artigas, Rivera, Cerro Largo y Tacuarembó.
Muestra, entre otros aspectos, cuáles son las características de las organizaciones y colectivos y cómo es su trabajo en red actualmente.  
La presentación de los resultados tendrá lugar el próximo viernes 21 de junio a las 18 horas en el Auditorio Batalla de Las Piedras, en Las Piedras, Canelones.
En este encuentro se mostrarán los principales datos del estudio y habrá una instancia de diálogo entre las organizaciones con el objetivo de buscar estrategias que permitan potenciar su trabajo. 

Llamado a tallerista para jornadas de sensibilización dirigidas a docentes y estudiantes

Lanzamos un llamado para la contratación de un/una tallerista especializado/a en la temática de VIH para trabajar en las jornadas de sensibilización dirigidas a docentes y estudiantes que llevará adelante el proyecto.

Realizaremos capacitaciones en Derechos Humanos en Artigas, Canelones, Cerro Largo, Montevideo, Rivera y Tacuarembó que abordarán los temas diversidad sexual, género y feminismos, afrodescendencia y racismo y VIH.

En este marco, se contratará a un/a tallerista para llevar adelante tres instancias de formación dirigida a docentes de educación formal y no formal en la temática de VIH-SIDA y tutorar tres procesos de acompañamiento pedagógico, incorporando la perspectiva de interseccionalidad y educación en Derechos Humanos.

El trabajo incluye la planificación y revisión de contenidos de formación, que previamente serán trabajados con el equipo de coordinación, y la realización de seis instancias de formación: tres talleres regionales y tres tutorías, abarcando la totalidad de los departamentos mencionados.

La implementación de los talleres implica planificar, ejecutar y evaluar cada instancia. Por otra parte, las tutorías implican planificación a distancia, fomentar el trabajo en equipo, ir al departamento y realizar el acompañamiento de la puesta en marcha del trabajo con los/as adolescentes y evaluación.

Para presentarse es necesario contar con formación en Derechos Humanos, género, salud sexual y reproductiva, diversidad sexual, afrodescendencia y VIH, entre otras temáticas. Se valorará positivamente la realización de cursos, actualizaciones y diplomas afines a la temática del contrato y la formación profesional o ser estudiante avanzado/a en docencia, educación (formal o no formal), psicología, psicología social o afines.

El contrato es en modalidad de dependencia desde la firma hasta el 15 de octubre. Se recibirán postulaciones hasta el 26 de junio.

La remuneración total nominal asciende a $ 63.790 y la misma está calculada en base a  16.50 jornales de ocho horas aproximadamente.

Toda la información sobre el llamado y cómo presentarse debe solicitarse al correo horizontedelibertades@gmail.com

Extendemos plazo de postulación a investigación académica

Extendimos el plazo de presentación de postulaciones para la realización de una investigación académica que releve prácticas significativas en contexto de encierro.
Se trata de un llamado a un/a experto/a para la realización de una investigación que releve diversas prácticas de intervención en la población privada de libertad de al menos cinco centros penitenciarios que se encuentren en Montevideo, Canelones, Artigas, Rivera, Cerro Largo y/o Tacuarembó.
Los/as interesados/as en aplicar deberán contar con título universitario en ciencias sociales o afines y experiencia acreditada en actividades de investigación con trabajo de campo. 
Será un contrato de servicios a precio global y con una duración de 9 meses. El presupuesto indicativo es $ 477.000 iva incluido. 
Los/as candidatos/as podrán presentar sus ofertas hasta el 16 de junio de 2019 a las 23:59 hs. 
Los expedientes de contratación se encuentran disponibles en forma gratuita solicitándolos con un mensaje de correo electrónico a la siguiente dirección: licitacion.horizonte@gmail.com.

Voluntariado, Derechos Humanos e Interseccionalidad

El sábado 25 de mayo estuvimos en Yesca, el primer Foro Nacional de Voluntariado, invitadas por la DNPS-MIDES para dialogar sobre la importancia de la militancia por los Derechos Humanos desde una perspectiva interseccional.

El voluntariado y la militancia son dos actividades muy distintas. Sin embargo, comparten un mismo fin: la lucha por más derechos para todas las personas. Y en ambos casos se trata de destinar tiempo, energía, pienso y fuerzas a llevar adelante transformaciones necesarias para la sociedad. 

En este marco, un grupo de integrantes de las organizaciones que conforman Horizonte de Libertades estuvo en Yesca dialogando sobre la militancia en Derechos Humanos y la perspectiva interseccional.

Carla Méndez, de Mizangas Mujeres Afrodescendientes, abrió la mesa de intercambio haciendo hincapié en la responsabilidad que tenemos todas y todos de “usar la voz y el cuerpo para cambiar la realidad”. “Es importante cómo nos posicionamos cuando tomamos acción, cuando hablamos. Reflexionar sobre qué decimos y qué papel vamos a representar”, explicó. La lucha por los Derechos Humanos es constante y “al primer descuido todos los derechos conquistados pueden desaparecer si no tenemos una sociedad civil fuerte”, por lo que es importante “defender lo que creemos y unirnos con otras compañeras y compañeros”, manifestó.

En segundo lugar participó del intercambio Pablo Guerra, de MasVIHdas, quien contó sobre el nacimiento de la organización en la que milita, que hoy trabaja en diferentes ejes: como un espacio de contención entre pares, en la promoción de recursos y/o leyes para que exista una mejor atención y en la militancia a nivel social. En el marco de la militancia es que decidieron formar parte de Horizonte de Libertades, lo que les permitió entender y experimentar la interseccionalidad, y “ver lo que hay en común entre unos y otros”, explicó Pablo. “Yo puedo enriquecer mi lucha conociendo al otro y sabiendo qué es lo que le pasa. Mejoro yo, yo hacia el otro y el otro también hacia mí. Se trata de hablar y comunicarnos respetando la identidad del otro”, explicó.

Luego de Pablo tomó la palabra Luna Irazábal, de Ovejas Negras. Luna se encuentra en silla de ruedas y antes de que comenzara la mesa debió enfrentar la primera dificultad: el escenario del paraninfo de la Universidad es inaccesible.”Se logró la accesibilidad para poder escuchar, es muy simbólico que una persona que esté en silla de ruedas no pueda venir a usar su voz”, relató Luna luego de que se encontrara una solución provisoria para que subiera al escenario. Explicó que a cada grupo oprimido le ha costado “llegar a los ámbitos académicos y a poner la voz en espacios como estos”.Para Luna la cuestión a refexionar es “cómo actuar para potenciar acciones y lograr efectos más duraderos y completos”.

Cerró el intercambio Andrea Martínez de Mujeres en el Horno y Coordinadora de Horizonte de Libertades, con un llamado a participar y militar para defender los derechos alcanzados y lograr su ejercicio efectivo. “Uruguay ha avanzado con las leyes que tienen que ver con la ampliación y reconocimiento de Derechos Humanos, pero no se ha logrado permear las diferentes capas sociales, no se ha logrado bajar las leyes y que transformen realmente la vida de las personas”, explicó.La sociedad civil cumple la función de contralor de lo que hace el Estado, puede “exigir y abogar porque se lleven adelante las transformaciones”. Además, desde la sociedad civil podemos militar para que las conquistas en Derechos Humanos avancen a nivel legal, en términos de políticas públicas pero sobre todo en la vida cotidiana.Su llamado, y el de todas las organizaciones, es a “ocupar los espacios con la palabra, con la voz” para ir hacia una verdadera transformación de la sociedad.